miércoles, 10 de septiembre de 2014

Prueba de que sigo vivo

He vuelto. Tras dos relatos, me he puesto a repasar y a terminar la novela que tengo empezada. No sé cuándo la acabaré, porque estoy vago. Después de unos años de locura, llegó el momento de tomarse las cosas con más calma y disfrutar de cada novela escrita. Aquí un fragmento.

"Tristán termina de engullir una galleta, traga saliva, se mira las rodillas, como si en ellas estuviera la respuesta. La pregunta es sencilla, pero al chico le cuesta horrores responderla, articular palabras, como cuando se enfrenta a uno de esos problemas matemáticos en que dos trenes salen de distintas estaciones y, tarde o temprano, han de encontrarse. Porque, al final, todos los trenes se encuentran. Llegan a sus respectivas estaciones, donde hombres y mujeres aguardan a otros hombres y mujeres, tanto tiempo anhelados y que, por fin, están otra vez allí, con ellos".



Un abrazo, blogonautas ;)