viernes, 27 de julio de 2012

Tarea titánica.

Ya casi he acabado la corrección de la primera parte, de la Obertura, compuesta por unas 50.000 palabras. En agosto comenzaré con el grueso, con el Interludio, de 100.000 palabras. Estoy satisfecho, el resultado es bueno. Lo estoy modelando a fondo, con escuadra y compás, con pincel y también con martillo. Evitando repeticiones de palabras, sustituyendo "ques", adverbios en mente, etc.

Eso sí, está resultando una tarea dura, engorrosa. Un trabajo de titanes. Espero al final valga la pena.

Un abrazo ;)

lunes, 23 de julio de 2012

Para muestra, un botón.

Para ir abriendo boca, mostrar lo que el mundo se va a encontrar y, de paso, quizá meter el gusanillo a alguien, he decidido colgar los tres primeros capítulos de la novela. De mi tercera novela, El sueño de la mariposa.


Igual os engancho y, llegado septiembre, pedís más carnaza :)

Podéis descargar a través de este enlace al foro de Abretelibro. Ya me contaréis qué os ha parecido si os animáis a leer.

http://www.abretelibro.com/foro/viewtopic.php?f=23&t=62214&p=2746672#p2746672

Un abrazo.


sábado, 21 de julio de 2012

Blog y fragmento.

Por curiosidad. Las cifras son escasas, pero aun así, interesantes. Más de 1.300 visitas y 20 seguidores. Datos pobres, supongo. Pero a mí me aparecen un mundo. Ah, os dejo un breve fragmento de una parte ya corregida ;)

"Caminamos entre callejuelas inmundas, edificios decrépitos, olor a cocido y olla podrida, voces confusas, fantasmagóricas, escapadas desde las entrañas de las casas. Todo esto, tan común, cotidiano, odiado incluso por los habitantes de Nubla, es para nosotros algo nuevo, un conjunto de maravillosas sensaciones por explorar, descubrir y disfrutar. Los residentes de la inclusa, encerrados en vida por obra y desgracia de Dios, anhelamos la ciudad, su libertad, aun consumida entre nieblas y farolillos de aceite. Con los años, Nubla ha adquirido un matiz de territorio ignoto, como si se tratara de una tierra de leyenda más que de una urbe al alcance de nuestros pies. Pere y yo somos náufragos de la civilización, extraterrestres venidos de un planeta recóndito, dos sombras avanzando con ojos rebosantes de admiración bajo un manto de bruma que desciende desde el cielo encapotado y dentellea los relieves de los tejados cubiertos de escarcha. La ciudad se extiende a lo lejos, inmensa, inabarcable; presidida por una neblina templada y vaporosa que se espolvorea por todas partes y se aparta a nuestro paso".

Lecturas.

Entre corrección y corrección, horas frente a la fragua, modelando las palabras, las frases, los párrafos, la novela; también leo, y bastante. Para no perder el norte, para desintoxicarme. Para muchas cosas. Hoy he terminado El asedio, de Pérez-Reverte, uno de mis escritores fetiches. Lo curioso del asunto es que no me ha gustado. Tampoco ha sido una decepción absoluta: por momentos he disfrutado con su lectura. Pero sabiendo que el bueno de Arturo es capaz de escribir algo como El club Dumas, uno se queda tristón, melancólico, como la llama a punto de consumirse en el pábilo. No, creo que no la recomendaría.

La siguiente es Las aventuras de Arthur Gordon Pym, de Poe. Es una reelectura, pero ha pasado tanto tiempo, que va a ser como enfrentarme al texto por primera vez. Siento un cariño especial por la única novela larga del americano.

¿Alguna recomendación para después? Más allá de la fantasía épica (me aburre), toco casi todos los géneros.

Un abrazo ;)

domingo, 15 de julio de 2012

Entrevista.

Os dije hace no demasiado tiempo (y el que avisa no es traidor) que un foro literario de bastante relevancia me iba a entrevistar. Ha llegado ese día. Os cedo el enlace donde podéis descargar la entrevista. También participar.

http://www.abretelibro.com/foro/viewtopic.php?f=19&t=62079

Un abrazo :)

sábado, 14 de julio de 2012

Loco por empezar.

Ardo en deseo por comenzar la reescritura. El lunes, sí. Es mejor dejar pasar unos días (aunque el principio lo escribiera hace meses). El caso es que ya he echado cuentas -tengo la agenda llena de anotaciones-. Dos capítulos por día, de un total de 88. Fecha aproximada: 29 de agosto, miércoles. Nada de prisas, que siempre son malas consejeras. Mes y medio para dejar la novela lo más perfecta posible. Luego podrá ser vuestra, si queréis. Cualquier ayuda será bienvenida.

Cada vez que pienso en la historia, en los personajes, me gustan más. Orgullo de padre, supongo :)

martes, 10 de julio de 2012

Fin.

Pues nada que habemus novela y estas cosillas. Lances de esto del escribir. Ciento cuarenta y ocho mil palabras que tiene el bicho. Vamos, que es de los de muchas patas y antenitas. Además, con las revisiones, reescrituras y el Santo Grial del después de, la cosa superará con cierta holgura las ciento cincuenta mil. Seis o siete mil palabras más, seguro. En resumen, mi primer tocho.

Ahora me voy a tomar unos días de parón. El lunes empiezo la primera reescritura al pelo; con sus mejoras de personajes, diálogos, escenas, escenarios y tramas. Más tarde vendrá la segunda, que aprovecharé para corregir las repeticiones, la abundancia de ques y ciertas estructuras que están una y otra vez por ahí. Luego, una última reelectura para pillar los últimos defectos, pasarla a ciertos lectores de confianza y... ¡Ya está!

Digo yo que, como muy tarde septiembre, a primeros, estará cerrada del todo :)

domingo, 8 de julio de 2012

Adagio.

"Accedo a la habitación, enterrada bajo aquella luz acerada propia de un amanecer otoñal en su intento diario por ganar terreno a la oscuridad. Intuyo el perfil de la chica, dormida a revueltas entre colchas y almohadas. Sin molestarme en encubrir mi presencia, me acerco hasta el ventanal y corro la persiana, permito que el reflejo del cielo amenazador que cubre la ciudad se introduzca en el cuarto, lo llene de claridad. Pronto la lluvia teñirá las calles. Desde aquella ventana se ve el Espolón cortado por una perspectiva lateral y también retazos de la librería entre los huecos que dejan los troncos apiñados en las esquinas de la plaza. A mi espalda, escucho rezongar a la muchacha, que se agita y estira bajo las sábanas. La miro y me derrito sin solución. Como una onza de chocolate al sentir el calor del fuego. Adoro su apariencia de fragilidad, su carita redonda, sus ojos negros que, aun recién abiertos, irradian chispazos de audacia. Lleva el pelo revuelto, encrespado, sus cabellos parecen espaguetis negándose a su cita con la olla. Qué preciosidad, pienso al contemplar la belleza irradiada por su piel".

Estoy ya con el segundo capítulo de la parte final de la novela, el famoso Adagio. Constará de cinco o seis capítulos en total. Después llegarán las mil y una revisiones, pero, al menos, lo que es la novela en sí, estará terminada. En unos diez días. Sólo diez días.

Os cedo el fragmento. Para no desvelar nada, leedlo con los ojos de un hombre que ve amanecer a una mujer :)

Un abrazo,

Raúl Frías

jueves, 5 de julio de 2012

Decisión final.

Ya dije que desconocía con exactitud el uso que iba a hacer de este blog. El caso es que, con el tiempo y las entradas, ha resultado una interesante herramienta para desgranar el proceso creativo de mi última novela. Las vicisitudes a las que he tenido que enfrentarme, las pequeñas alegrías, los problemas que me han surgido, esas cosillas.

Por eso he estimado oportuno avisar de esto: ya hay estimación final. La novela girará alrededor de las 150.000 palabras. He decidido excluir de esta historia el relato de Pere, en principio una novela corta dentro de la novela, y quedarme "únicamente" con la vida de Miguel. Lo he determinado así porque creo que Pere y su vida por Barcelona se merecen una novela aparte. Además, también ha influido el hecho de la longitud de la obra, desmesurada en proporciones. De modo que para escribir la vida de Pere corriendo y mal para poder meterla en una sola novela, mejor hago dos. 

Sobre la novela actual, pues eso, que está a puntito de caramelo, como se suele decir. El interludio, que abarca más de 100.000 palabras, llega a su fin. Me queda repasar los dos últimos capítulos, escritos del tirón, surgidos de la sangre que fluía en mis venas. Después queda el Adagio, un epílogo de entre 10.000 y 25.000 palabras que servirá de conclusión y a la vez nexo de unión con la segunda novela, la de Pere.

Ya os digo, en torno a 150.000 palabras. En cuanto a fechas. En agosto terminaré la escritura formal. Para septiembre estará el primer borrador potable, el primer borrador sometido a un par de revisiones y al que le esperarán dos o tres más. Ese será el borrador que sirva para que los lectores experimentales puedan decirme lo que les gusta y lo que no para que la novela quede redonda.

Seguiré informando. Un abrazo,

Raúl Frias