viernes, 3 de agosto de 2012

Mi novela favorita.

Hablo de 20.000 leguas de viaje submarino, la fantástica novela de Julio Verne. No es la mejor obra que he leído, pero sí a la que guardo más cariño. Uno ha de tener sus fetiches literarios. Siempre he dicho que quizá sea ella la que me animó a escribir, me hizo soñar con crear mundos ajenos, con modelar personajes capaces de permanecer en el recuerdo de generaciones. Quién no ha oído hablar del genial capitán Nemo. Sin ir más lejos, en Noctalia, es decir, mi primera novela, una de las naves se llama Sulituán. Denle la vuelta a la palabra :)

También hay referencias en la segunda y en la tercera. Un libro que desborda imaginación por arrobas. Todavía no entiendo cómo no se enseña en los colegios en vez de tostones infumables, véase Góngora. Es normal que los chavales no lean. Después del Polifemo, se le quitan a uno las ganas de pasar páginas.




3 comentarios:

  1. Jaja, se parece mucho a mi presentación en mi blog XD.

    Totalmente de acuerdo, no se entiende qué hacen leer en las escuelas. Cada cosa tiene su momento, y en un niño, La familia de Pascual Duarte o La Celestina no tienen cabido...

    ResponderEliminar
  2. Ahora que lo dices, sí que tiene un aire a El Refugio. Pero poco, ¿eh? :)

    Habría que buscar una educación en condiciones. Creo que la clave sería entremezclar este tipo de clásicos con lecturas capaces de enganchar a los chavales, no encadenar clásicos de los duros uno tras otro.

    Cuando me toque ser profesor, así lo haré.

    ResponderEliminar
  3. No, no pondría nada duro a un niño. Lo que tiene que hacer un niño es disfrutar leyendo, y qué mejor que novelas de Verne o cualquiera de aventuras de clásicos como La isla del Tesoro o Frankestein. Los niños tienen que aprender que los libros no son un suplicio, con buena literatura y a la vez apropiada para un niño.

    Una vez crecen siendo conscientes de que los libros molan, ya pueden ellos descubrir clásicos más duros. Pero eso ha de correr por su cuenta o cuando ya han pasado la adolescencia...

    Jaja, cuando me refería al parecido no lo hacía por el cuento, sino por la entrada "Un poco sobre mí" XD

    ResponderEliminar