sábado, 2 de marzo de 2013

Faros.

"El olor del café y de los periódicos.
El domingo y su tedio. La mañana
y en la entrevista página esa vana
publicación de versos alegóricos                 

de un colega feliz. El hombre viejo
está postrado y blanco en su decente
habitación de pobre. Ociosamente
mira su cara en el cansado espejo.

Piensa, ya sin asombro, que esa cara
es él. La distraída mano toca
la turbia barba y la saqueada boca.

No está lejos el fin. Su voz declara:
casi no soy, pero mis versos ritman
la vida y su esplendor. Yo fui Walt Whitman".






Dos genios. Iluminadores de mis letras cuando la imaginación y el talento se acaban o no llegan al nivel exigido por uno mismo.

La inmortalidad. Su inmortalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario