domingo, 24 de marzo de 2013

Reseñas.

Feliz domingo, blogonautas. Hoy me he levantado de buen humor por las noticias que he encontrado. Las mariposas aletean tres veces al atardecer sigue en los puestos más altos en Cifi y, además, ha salido la primera (y excelente) reseña de A través del espejo. Para acabar de redondear la mañana, me han hecho una entrevista para la facultad de periodismo de la Universidad de Valencia. Ahí es nada.

Copio tal cual el contenido de la reseña.
"Últimamente tengo la sensación de que todo lo que leo es más de lo mismo, aunque aparezcan algunos toques novedosos siento que al final todo acaba deslizándose por el mismo hilo pero A través del espejo ha roto esa rutina lectora y me ha hecho despertar en un sueño mágico y lleno de sorpresas que han conseguido levantar mis pies de la realidad.
Y es que fue leer el preludio y darme cuenta de que esta novela era justo lo que necesitaba, esa ambientación tétrica y oscura envuelta en un halo de misterio que no te permite desengancharte de sus páginas. De hecho, ya sabéis que soy bastante arisca con esto de leer en digital (me tengo que acostumbrar, lo sé) y aún así he devorado el libro en  un par de noches. 
A través del espejo nos invita a viajar por un mundo en el que conocemos a personajes de lo más curiosos. Nos movemos por un paisaje en el que no existe color y cada habitante que encontramos es más extraño que el anterior. Además, también volvemos atrás para conocer el pasado del protagonista (adoro los flashbacks *.*) y nos encontramos con una historia cruda pero que a la vez tiene un toque de esperanza.

Es una novela con la que no sabes a donde vas a ir a parar, pero está escrita con tal armonía que simplemente te dejas llevar. 
Suspira, ordena sus ideas. En teoría sólo tiene valor suponiendo que esté muerto. Nuestro protagonista hace memoria y, desde que cruzó el espejo, la sensación de haber perdido la vida se ha ido desvaneciendo. Cuando despertó en el sillón, supo que había fallecido. Ahora ya no lo tiene tan claro. Varios indicios siguen apuntando en esa dirección, pero los encuentros con los variopintos personajes del camino y el bosque, la sensación de conciencia temporal que demostraron, le hacen plantearse otras hipótesis. También los periodos de entre lunas. Nuestro protagonista mira hacia el negro cielo: junto a la quinta estrella (tan blanca que parece hecha de papel), brilla una luna de mayor tamaño; en una equivalencia terrícola, estaría en su fase de cuarto creciente. Además de la muerte, continúa discurriendo, se le ocurren varias posibilidades: tal vez se halle dentro de un sueño, o quizá simplemente se haya vuelto loco o caído en coma. Cualquiera de las tres opciones le parece tan acertada e inverosímil como aceptar que ha muerto. ¿Por cuál decantarse? ¿Tiene acaso la posibilidad de elegir? Sólo contempla una posibilidad: seguir adelante. Siempre adelante. 
Pues nada, no me enrollo más que con esto de la llegada de la primavera estoy muy entusiasta y si me dejo llevar hago una entrada kilométrica y no me lee nadie. Os recomiendo muchísimo esta novela, sobretodo si os apetece leer algo diferente, con una ambientación excelente y varios mensajes que captar entre líneas".  

Un abrazo para la administradora del blog, Mel :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario