lunes, 3 de septiembre de 2012

Habemus novela.

Acabé, por fin. Cumplí con los plazos establecidos. El sueño, nunca mejor dicho, comenzó a fraguarse a finales de enero, dio sus primeros pasos en febrero y ha concluido en septiembre. Unos ocho meses de trabajo que, espero y creo, han merecido la pena. Que guste o no es ya otra cosa, pero el trabajo lingüístico, argumental y de creación de personajes me ha dejado muy satisfecho.

Ahora es vuestro turno. Podéis echarme una mano leyéndola -completamente gratis-, sacándome fallos y dejando vuestras sugerencias de todo tipo.

Tanto tiempo después, El sueño de la mariposa ha nacido.

Os dejo una breve sinopsis (se me dan fatal): Nubla, una capital de provincias del norte de España. En tiempos de posguerra, Miguel Expósito y otros compañeros de la casa cuna habrán de enfrentarse a un mundo neblinoso y violento, sometido a la autoridad religiosa. En el horizonte velado del futuro, los encantos y miserias de una ciudad oscura, lóbrega. Amores y desamores, curiosos personajes y un retrato costumbrista del día a día, con todas sus luchas, ilusiones y fracasos. De fondo, toques surrealistas otorgarán profundidad y una interpretación diferente de la historia.



6 comentarios:

  1. ¡¡Esto ya tiene forma!! ¡Me alegro muchísimo!

    Si te soy sincera, ya había leído en la anterior entrada que buscabas lectores para que te dieran su opinión, pero no me atreví a ofrecerme voluntaria ya que no me considero una experta en críticas. Si aún así puedo echarte una mano y mi opinión te interesa, estaré encantada de leerlo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda! ¡Tu opinión me será de grandísima ayuda! No hace falta que me hagas una crítica. Al revés. Prefiero que la leas con tranquilidad y me digas qué te ha gustado de la historia y qué no.

      Con eso, me daría con un canto en los dientes. Mira el correo ;)

      Eliminar
  2. Pues mis felicitaciones.
    Leyendo tu sinopsis, entiendo que vuelves a la casa madre de la realidad, aunque parece que le darás unas pinceladas distintas.
    Bueno, imagino la intesidad del trabajo tras tus palabras. BUFFFF. Y el sacrificio.
    No puedo echarte una mano y me sabe fatal. Estoy cerrando un libro y, sobre todo, el curro, ahora prioritario.
    Pero vaya, ya me haré con ella más adelante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuelvo al redil de la realidad, sí. Pero, como dices, con pinceladas propias cargadas de surrealismo. Hay influencias de Buñuel, Dalí y también de Murakami, con su obra "Kafka en la orilla".

      Ha sido duro, la verdad. Pero bueno, tú bien sabes lo sacrificado que es esto. Tranquilo, Igor. El trabajo en estos tiempos no hay que descuidarlo y Vamurta necesita una (ansiada) continuación. Queremos el cierre de la bilogía.

      ¡Mucha suerte con el cierre!

      Un abrazo.

      Eliminar