sábado, 21 de julio de 2012

Lecturas.

Entre corrección y corrección, horas frente a la fragua, modelando las palabras, las frases, los párrafos, la novela; también leo, y bastante. Para no perder el norte, para desintoxicarme. Para muchas cosas. Hoy he terminado El asedio, de Pérez-Reverte, uno de mis escritores fetiches. Lo curioso del asunto es que no me ha gustado. Tampoco ha sido una decepción absoluta: por momentos he disfrutado con su lectura. Pero sabiendo que el bueno de Arturo es capaz de escribir algo como El club Dumas, uno se queda tristón, melancólico, como la llama a punto de consumirse en el pábilo. No, creo que no la recomendaría.

La siguiente es Las aventuras de Arthur Gordon Pym, de Poe. Es una reelectura, pero ha pasado tanto tiempo, que va a ser como enfrentarme al texto por primera vez. Siento un cariño especial por la única novela larga del americano.

¿Alguna recomendación para después? Más allá de la fantasía épica (me aburre), toco casi todos los géneros.

Un abrazo ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario