viernes, 26 de octubre de 2012

Reto 2: Un relato terrorífico.

Respondiendo a una amable invitación de Tamara Villanueva, he escrito un breve relato de terror. Valga, además, como mi aportación personal al próximo Halloween, tan cercano ya en el calendario. Al hacerlo para un concurso con limitación de palabras (150) he tenido que controlarme. El fin de todo esto es un libro recopilatorio con los microrelatos. Sin ánimo de lucro, claro. Sin más dilación, ahí va mi humilde aportación.

Mi viejo Winchester y yo.

Mi viejo Winchester y yo, solos, como en los viejos tiempos. Al otro lado, la oscuridad: informe, densa, indescifrable. Del interior de su infinitud emergen gritos desgarrados, fetidez y una neblina helada que emana directamente de sus cuerpos. Escondido desde hace varios días en un agujero inmundo para guardar maletas, uno aprende a diferenciar todas estas cosas. 
Gracias a mi continuo estado de alerta y al hedor del cuartucho, aún no me han descubierto. Me ha salvado ese olor nauseabundo, consecuencia lógica de no tener un retrete a mano y de alimentarme a base de ratas. Eso, suponiendo que exista algo de lógica en este mundo de mierda. 
Sólo me quedan dos balas. Todavía no he decidido cómo usarlas. Por suerte, tengo mi viejo Winchester conmigo, como en los viejos tiempos. Siempre fiel. 
Hasta el final. 

Un abrazo, blogonautas ;)

10 comentarios:

  1. Muchas gracias por participar, es un placer leer historias así y que presenten microrelatos tan buenos escritores, eso dará mucha calidad al libro, y bueno, hasta me siento afortunada porque mis microrelatos estarán con el de Igor y el tuyo, aunque bueno, los demás también tienen calidad, hay algunos que dan mucho miedo jejejeje.

    Pasaré por aquí cuando colguemos el libro en el blog, para que puedas ir a descargarlo. Y de nuevo, muchas gracias por participar.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Buen relato y muchísimas gracias por aportarlo al reto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a ambos. Ya le daré un poco de publicidad al recopilatorio también por aquí llegado el momento.

    ;)

    ResponderEliminar
  4. Muy buen relato , y la verdad esto mirando tus anteriores entradas y con tu permiso me uno es un placer poder leer a una persona asi , que le gusta la escritura y hace un buen uso de ella.
    Te invito a visitar mi blog ,y mi relato:
    http://reflexionesenmasculinosingular.blogspot.com.es/2012/10/relato-amor-eterno.html
    Pasare mas a menudo con tu permiso, manu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer tenerte por aquí, Manu. Dentro de poco saco una micronovela, por si te apetece (será gratuita).

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hostia, hasta me ha parecido nostálgico, crepuscular. Buen micro y buen ejercio de autocontención a 150 pulsaciones. Oh, me lo he pasado en grande, hasta he imaginado lo que hay en esa oscuridad.
    Y hasta me parece que no, que no hay ninguna lógica.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene un toque nostálgico, por supuesto. Además de una pizca de oscura melancolía.

      La oscuridad, ay; la de secretos que esconde...

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. La oscuridad... preciosa compañera y fiel amiga, nunca te abandona, aunque no la veas, siempre está ahí. Una vez un escritor me dijo que los góticos le parecíamos fascinantes porque sabíamos encontrar la belleza en la oscuridad. En tu caso, no necesitas ser gótico para encontrarla ;)

    Besos de dragón ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta la oscuridad, Caballera. En mis libros, siempre juego con ella en algún momento (y ninguno es de terror).

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me gustó, conciso, claro y bien descrito, saludos

    ResponderEliminar